calcio

Alimentación para tener unos huesos fuertes

Hoy, desde Maskom Supermercados, venimos a hablarte de nuestros huesos. Y es que, tener un esqueleto sano es sinónimo de una vejez saludable y activa, pero para llegar a este punto, debemos comenzar a cuidarnos desde la niñez. La alimentación, en este caso es fundamental. En concreto aquellos que nos proporcionan calcio, el cual es el mineral más abundante en el cuerpo humano y cumple un papel esencial pues es el encargado de que tengamos unos huesos fuertes, entre otras funciones.

Al cumplir años, los niveles de calcio en nuestro organismo se van reduciendo, lo que afecta directamente en la densidad ósea. Así, a una menor densidad, nuestros huesos son más frágiles y, por lo tanto, es más sencillo sufrir una fractura.

Es sobre los 30 años cuando se considera que nuestra masa ósea alcanza su punto máximo y, por consiguiente, empieza a ralentizarse el proceso, es decir, empezamos a perder densidad de forma más rápida de la que la generamos. Nuestros huesos no solo son más débiles, también se recuperan de una forma más lenta. Por ejemplo, un niño se rompe un brazo y se recupera en cuestión de días, mientras que una rotura a una edad avanzada puede suponer una pérdida de calidad de vida permanente.

Cuando la densidad de nuestros huesos desciende a niveles muy bajos, se sufre osteoporosis, la enfermedad más común de los huesos. De hecho, solo en nuestro país, la sufren más de tres millones de personas. Uno de los problemas de la osteoporosis es que no presenta síntomas o estos son muy vagos y, por lo tanto, el diagnóstico se puede retrasar hasta que es demasiado tarde, por norma general, cuando se produce una rotura. Por este motivo, la densitometría, prueba diagnóstica que mide la calidad de nuestros huesos, entra ya dentro del protocolo habitual en las revisiones de mujeres mayores de 65. El motivo es que la menopausia, con los cambios hormonales que acarrea, es uno de los factores que puede acelerar el proceso que acaba en osteoporosis.

Aunque la osteoporosis suene a un problema de personas mayores, lo cierto es que es en la juventud cuando debemos empezar a preocuparnos de la salud de nuestros huesos. La cantidad necesaria de calcio varía con la edad, siendo la niñez y la adolescencia las etapas que más calcio requieren, ya que están en pleno desarrollo. Una deficiencia en estas etapas puede ser nefasta para un correcto crecimiento o formación de los huesos. Llegados a la edad adulta, la cantidad recomendada es de unos 1.000 mg diarios, lo que se puede traducir en tres vasos de leche diarios.

Aunque estamos acostumbrados a asociar calcio con leche, lo cierto es que esta no es la única solución para elevar los niveles de este mineral en nuestro cuerpo. Aunque bien es cierto que es el más eficaz, no es el único. Los frutos secos, el pescado y algunas verduras también son una excelente fuente de calcio.

Por lo general, asociamos salud ósea con calcio, pero este no es el único nutriente esencial para nuestros huesos. La vitamina D es casi igual de importante, en parte, porque gracias a ella, nuestro organismo es capaz de asimilar el calcio que consumimos. Los principales productos que debes introducir en tu dieta para aumentar la cantidad de vitamina D son el pescado azul (salmón, atún, boquerones, sardinas…), huevos, setas y, por supuesto, lácteos enriquecidos.

También es importante señalar que una gran parte de vitamina D que recibe nuestro cuerpo procede directamente del sol. Al exponernos a la luz solar, nuestra piel estimula la síntesis de esta vitamina, llegando a ser necesarios tan solo diez minutos (sin protección solar) en verano para cumplir con los requisitos marcados.

Además de revisar tu dieta y cuidar los alimentos que consumes a diario, hay otro factor muy importante que juega en contra de tus huesos: el sedentarismo. La falta de actividad, junto a una mala alimentación, son la combinación ideal para acelerar la descalcificación de los huesos por la pérdida de masa muscular que se produce al no movernos. Y es que el músculo ayuda a fijar el calcio a la estructura ósea, por lo que es importante realizar un mínimo de actividad física marcado por la edad. Por supuesto, no es necesario ir cada día al gimnasio y dedicar mucho tiempo al ejercicio. Desde andar 30 minutos al día hasta deportes que exigen más fondo físico, todos son igual de válidos, mientras cuides las articulaciones.

Pulpo premiado para enriquecer tu mesa

Este domingo celebramos el Día Internacional del Pulpo y por eso te recomendamos nuestras patas de pulpo cocido Rikisssimo que han resultado premiados con dos estrellas en los Superior Taste Awards.

Nuestro pulpo cocido no tiene aditivos y contiene un alto contenido en proteínas. Además, las patas están listas para consumir, sólo has de calentarlas en un minuto en el microondas, o entre dos y tres minutos en la sartén. Más de 200 chefs y sumilleres de reconocido prestigio que suman 86 estrellas Michelin han sido los encargados de otorgar estos premios.

El pulpo, dentro de la gastronomía, se utiliza para preparar suculentos platos, además, aporta una variedad de beneficios nutricionales como hierro, calcio, magnesio y vitamina B.

10 frutas y verduras muy saludables

Para los amantes de las frutas y verduras, la temporada estival es todo un festival, por su gran variedad de productos. En el apartado alimenticio, la mayoría de ellos tienen un nexo común: son aliados de tu hidratación por su alto contenido en agua, tan necesaria cuando suben las temperaturas. Además, sus nutrientes las convierten en imprescindibles para el día a día. Este verano, no bajes la guardia y no te saltes ninguna de las cinco raciones recomendadas al día entre frutas y verduras.

Te dejamos por aquí un listado de las frutas y verduras más atractivas esta temporada y que más te aportarán:

  • Melocotón. Gracias al alto porcentaje de agua en su composición, es diurético y su contenido en grasa es prácticamente nulo. También aporta vitaminas C, niacina o B3, esenciales para el cuidado de la piel, y minerales como potasio, calcio y fósforo.
  • Cerezas. Son fuente de melatonina, un antioxidante que regula los ciclos del sueño, con lo que mejora el descanso. Además, son ricas en vitaminas A, C y E, así como en hierro, potasio, magnesio, ácido fólico y fibra.
  • Melón. Aporta muy pocas calorías y mucha agua. Su alto contenido en calcio lo hace beneficioso para huesos y dientes y la adenosina y el licopeno que proporciona su consumo mejoran la salud del corazón.
  • Ciruela. Gran contenido en agua y en sorbitol, un azúcar que facilita el tránsito intestinal, así como en fibra. Es fuente de vitamina C y betacaroteno, gracias a sus pigmentos anaranjados. En cuanto a los minerales, el predominante es el magnesio.
  • Pepino. Es muy rico en vitamina C, B5 y B9 (ácido fólico). También aporta minerales, en especial, potasio. Su contenido en silicio lo hace beneficioso para la formación de colágeno.
  • Calabacín. Con una gran cantidad de agua en su composición, tiene muy pocas calorías y es fuente de minerales como fósforo, magnesio, calcio y potasio, así como de vitaminas A y B3.
  • Judías verdes. Apenas tienen grasa, pero sí mucha fibra y potasio. Aportan vitaminas del grupo B (B6 y B9) y, sobre todo, vitamina C. Son buenas para el tránsito intestinal y previenen la oxidación del organismo.
  • Zanahoria. La reina del betacaroteno, ideal para el cuidado de la vista y la piel. Asimismo, también aporta vitaminas K, A, B1, B3, B6 y B9, además de calcio y potasio.
  • Puerro. La alicina protege el aparato gastrointestinal y refuerza el sistema inmunitario. Aporta una gran cantidad de fibra, ácido fólico y potasio. También es diurético, por lo que es muy adecuado, si se quiere perder peso.