consejos

Fusilli y salmón con vinagreta de eneldo

Ingredientes:

-250 gramos de ‘fusilli’

-Tornillos o cualquier otra pasta corta

-2 endivias

-1 Manzana ácida

– 2 pepinos

– Nueces peladas

– 200 gramos de salmón ahumado

– Ramas de eneldo

– 3 cucharadas de mayonesa

– 1 cucharada de mostaza

– 1 cucharada de vinagre de manzana

– 1 cucharadita de azúcar

– Sal

– Pimienta

Modo de preparación:

Cocer la pasta en abundante agua con sal. Escurrirla y pasarla bajo el grifo del agua fría. Separar las hojas de las endivias, pelar la manzana y cortarla en dados, rociarlos con zumo de limón. Pelar los pepinos y partirlos por la mitad a lo largo, retirar las semillas y trocearlos.

Mezclar la mayonesa con la mostaza, el vinagre y el azúcar y sazonar con sal y pimienta molida.

En una ensaladera grande, mezclar la pasta cocida con la manzana, los pepinos y las nueces troceadas. Picar el eneldo y mezclar la mitad con el aliño preparado. Aliñar la ensalada con la vinagreta de eneldo y disponerla en una fuente. Adornarla con las hojas de endivia y repartir láminas de salmón por encima. Espolvorear con el eneldo reservado.

El semáforo de los alimentos

Hoy hablamos de los nutrientes de los alimentos en función de su tonalidad. La naturaleza tiene múltiples formas y aspectos y el color de cada alimento nos revela mucho más de lo que podríamos creer, puesto que los pigmentos que dan la tonalidad esconden las propiedades que éstos tienen.

Así hablamos en primer lugar de los alimentos más oscuros como los rojos y morados, como por ejemplo las fresas, la granada o el tomate. Todos estos son ricos en licopeno. El licopeno es un excelente protector del corazón, de forma que contribuye a la salud cardiovascular y mejora la circulación sanguínea. Además, una de sus mayores virtudes es que, aunque esté procesado, como por ejemplo el gazpacho, sigue conservando sus propiedades.

Por otra parte, los frutos más oscuros, como las uvas, los arándanos y las moras, contienen antocianinas, que se caracterizan por su gran poder antioxidante, por el que cuidan la reparación de los tejidos.

Cambiamos de color, hablamos ahora de los naranjas y amarillos. Cítricos como limón o naranjas, mandarinas y pomelo. Todos ellos son ricos en vitamina C y A, en fibra, en potasio y magnesio. Mientras la vitamina C actúa como antioxidante y contribuye a la correcta asimilación del hierro, la vitamina A ayuda a las defensas. En este apartado están también los de color anaranjado, pero que no son cítricos, como el mango, la zanahoria y la calabaza. Estos carotenoides combaten el envejecimiento y protegen, en general, a la piel, al ser precursores de la vitamina A, imprescindible para tener una buena salud dermatológica.

Los tonos verdes. El color más numeroso en el conjunto de los vegetales es el verde. Hay frutas y hortalizas con esta tonalidad como las espinacas, los guisantes, el aguacate, las acelgas, los espárragos verdes… Las más oscuras suelen ser ricas en ácido fólico y también en fibra y potasio. Contienen también luteína, que es un potente protector de la salud ocular. Además, los alimentos verdes ayudan al aparato digestivo, y al hígado, al tener propiedades depurativas. Entre sus beneficios también está el de cuidar la salud cardiovascular.

Por último, hablamos de los que tienen una tonalidad blanca. La propiedad más sobresaliente de los blancos o muy claros, como el ajo, el puerro, la coliflor o la cebolla, es que favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunitario, que es el que desarrolla las defensas frente a las enfermedades. Además, su ingesta frecuente contribuye a controlar la hipertensión arterial. Todo ello gracias a sus fotoquímicos, como la inulina y las alcinas. Los alimentos de este color también se consideran unos grandes amigos de la salud intestinal.

Con nuestra marca propia Alteza te aportamos alimentos de todos los colores, como por ejemplo, el gazpacho, el salmorejo, la horchata, las bebidas vegetales, los taquitos de jamón… Sólo tienes que acercarte a tu Maskom Supermercados más cercano y comenzar a llenar tu cesta de la compra de color.

¿Corte de digestión?

En Maskom Supermercados hablamos hoy del corte de digestión, en concreto de esa teoría, que todos hemos oído, de que, si has comido, hasta dentro de dos horas no puedes bañarte. Lo de guardar la digestión es algo muy común y que hemos aceptado como cierto. El doctor Alfonso Gálvez, responsable de la Unidad de Nutrición y Obesidad de Vithas Granada, explica que esta creencia se refiere al efecto de un cambio brusco de temperatura corporal y que puede ocurrir durante el proceso de la digestión.

El hecho de que no exista tal como lo entendemos, no significa que estemos protegidos del peligro en ciertas situaciones. Es cierto que al sumergirnos en agua fría se pueden sufrir mareos, escalofríos, sudores fríos, calambres, náuseas, vómitos, bajada de tensión arterial…, “hasta desencadenar un síncope o pérdida de conocimiento, con el consiguiente peligro para la persona que, si no está acompañada, puede sufrir un ahogamiento”, alerta el experto. Esta situación puede producirse por realizar una inmersión en agua fría después de una comida abundante, tras realizar ejercicio físico intenso o después de una exposición prolongada al sol”, indica el doctor Alfonso Gálvez.

De esta forma, sí podemos correr un riesgo importante a no ser que tomemos algunas precauciones. ¿Qué pautas habría que seguir entonces para bañarse tras haber comido? “Son unas reglas sencillas, como minimizar los contrastes de temperatura entre el agua y nuestro cuerpo, duchándose antes, entrando poco a poco, evitando antes de bañarse una exposición solar excesiva, así como una actividad física intensa, y evitando tanto el excesivo consumo de alcohol como las drogas y las comidas copiosas”, detalla el experto.

Además de las ya mencionadas existe otra circunstancia muy peligrosa que puede acontecer en el agua; se trata del síndrome de hidrocución, también llamado hidroshock o shock termodiferencial. “Está provocado por la diferencia de temperatura entre la piel de la persona y el agua en la que se sumerge, sobre todo cuando la temperatura está por debajo de los 27 ºC”, indica el especialista de Vithas Granada. ¿Por qué es tan peligroso este síndrome? “Al existir un descenso rápido de la temperatura corporal se produce un espasmo laríngeo, una inhibición del centro respiratorio, una disminución de las pulsaciones y la derivación de la sangre de los tejidos periféricos hacia el corazón y el cerebro”. Todo eso conlleva la “ejecución por el agua” o el síndrome de hidrocución, que viene de “hidro” (agua) y “cución” (ejecución). Y consiste en una parada cardiorrespiratoria casi instantánea, que puede provocar la muerte, sobre todo si el bañista se ha metido en el agua sin compañía.

Receta de pastel de plátano

Ingredientes:

4 huevos,
300 gramos de plátanos,
400 ml de leche de coco,
440 g de azúcar,
300 g de harina de trigo,
220 g de mantequilla,
12 g de bicarbonato,
2 limas.

Preparación de la receta:

En un cuenco chafaremos el plátano troceado junto con la mantequilla hasta conseguir una masa y reservamos. En otro cuenco ponemos 240 g de azúcar, los 4 huevos y lo batimos con las varillas. Agregamos la mezcla de plátano y mantequilla y mezclamos con una espátula. Añadimos la harina y el bicarbonato de soda y mezclamos con las varillas. Ponemos la mezcla en un recipiente de horno para repostería y horneamos 40 minutos a 160º. En un vaso para la batidora ponemos el zumo de 2 limas, la leche de coco y 200 g de azúcar, la piel rallada de 1 lima y lo mezclamos todo con la batidora. En un plato hondo colocamos un trozo del pastel y rellenamos el fondo con la mezcla de leche de coco. Decoramos con un par de rodajas de plátano y ralladura de lima al gusto ¡Y a disfrutar!.

Prepara un buen botiquín de viaje

En junio, muchos comienzan a realizar sus vacaciones de verano, así que desde Maskom Supermercados queremos recomendaros algunas cosas que no pueden faltar en vuestro botiquín de viaje para que podáis ir adquiriendo todo lo que necesitáis y tener una buena previsión al preparar vuestra maleta.

No importa si es una escapada corta o un viaje largo, en tu maleta no debe faltar un pequeño botiquín. Cuando nos encontramos mal (u otra persona de nuestra familia), solemos ponernos más nerviosos y sentirnos vulnerables si no sabemos a quién acudir ni a dónde. Por eso, unas pequeñas ayudas como método de prevención pueden ahorrarte el mal trago de buscar una farmacia abierta en plena noche o llamar a urgencias en un lugar que no conoces.

Los imprescindibles que no deben faltar este verano en vuestra maleta son:

  • Analgésicos y antiinflamatorios. Es decir, paracetamol e ibuprofeno pero también es recomendable añadir una pomada por si surge un dolor muscular, además de posibles dolores de cabeza o garganta.
  • Antiácidos. Durante las vacaciones la dieta suele verse afectada, ya que ingerimos más fritos, productos menos saludables, comemos más, tomamos más refrescos, alcohol, helados, dulces… con esto, es común la aparición de problemas como la acidez. También es habitual el estreñimiento, debido al cambio de ritmo, así que si eres una persona propensa a ello, no estaría de más incluir un laxante.
  • Protector solar. Suele ser raro olvidarlo cuando vamos a la playa, pero cuando vamos a destino de montaña o ciudad, muchas veces nos lo olvidamos. Así que ten en cuenta que permaneceremos mucho más tiempo al aire libre y vamos a tener una mayor exposición solar, así que no olvides la crema protectora. Recuerda también incluir un bálsamo para posibles quemaduras o la piel irritada.
  • Repelente de insectos. Un buen repelente te puede evitar el malestar que causan los mosquitos. Así que además de repelente te recomendamos también un calmante que aporte un alivio inmediato y evitan que nos rasquemos y nos ocasionemos heridas.
  • Suero monodosis. Muy práctico si eres propensa a sufrir de ojo seco con aire acondicionado y también para limpiar cualquier herida. La fórmula monodosis es muy práctica para viajar.
  • Antiséptico. Necesario para desinfectar heridas de tipo pequeños cortes, roces por caídas o rozaduras del calzado.
  • Gasas y tiritas. Para limpiar las heridas y para resguardarlas.
  • Por último, si viajas con niños, te recomendamos llevar un termómetro así como una pomada antigolpes.

Receta de gazpacho de tomate y fresa

Tiempo de preparación: 30 minutos

Dificultad: baja

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de tomates maduros
  • ½ kg de fresas o fresón
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 50 g de miga de pan
  • 1 dl de aceite de oliva
  • ½ dl de vinagre de vino blanco
  • Sal

Preparación de la receta:

1.     Retiramos las hojas a las fresas, reservamos 2 o 3 para decorar y ponemos el resto de la fruta en el vaso de la batidora junto con la cebolla pelada, el pan, el diente de ajo pelado, el pimiento verde, sin semillas y troceado, y los tomates pelados y troceados. Triturar bien.

2.     Colamos y aliñamos con aceite, vinagre y sal. Removemos y reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

3.       Decoramos con unas láminas de fresa y unos bastoncitos de pimiento verde.

Medicamentos y sol, cuestiones a tener en cuenta

En esta ocasión, en Maskom Supermercados, ahora que empezamos a disfrutar del sol de nuestra tierra mucho más que en los meses anteriores, te queremos hablar precisamente de ello, puesto que el sol no es inocuo y cuando lo unimos a la toma de medicamentos hay que tener en cuenta algunas cuestiones de las que te hablamos hoy.

A veces nos mandan medicación que es fotosensibilizante. Esto quiere decir que el sol puede interferir en la acción del principio activo y desencadenar una reacción adversa. Hay más de 300 sustancias que se venden en la farmacia que lo son, y algunas de ellas son tratamientos habituales. Incluso hay medicamentos que se venden sin receta y, por lo tanto, aún es más difícil conocer esta reacción. Algunos de ellos lo indican en la caja con una especie de señal, parecidas a la de tráfico, en la que dentro de un triángulo con los lados rojos, aparece un sol. También aparecerá en el prospecto, normalmente, en el apartado de precauciones o contraindicaciones.

Uno de los principios activos más comunes catalogado como fotosensibilizante es el ibuprofeno. Sí, ese analgésico que ingerimos casi para cualquier dolor no se lleva demasiado bien con el sol. También encontramos otros medicamentos como por ejemplo el omeprazol, la ebastina, la loratadina, el enalapril o losartán, o el diazepam y la fluoxetina. Así que recomendamos que, ante cualquier duda, siempre preguntes al farmacéutico.

¿Qué te puede pasar?

Por lo general, la fotosensibilidad que pueden provocar ciertos medicamentos se manifiesta en forma de reacciones cutáneas, entre las que podemos diferenciar dos tipos. Las más frecuentes son las fototóxicas, que aparecen inmediatamente tras la exposición solar y son similares a las lesiones que produce una quemadura solar. Una parte del cuerpo se pone roja, aparecen ampollas y se siente picor y dolor. Además de la sustancia en sí, el grado de reacción depende de otros muchos factores, como la cantidad, el tiempo de exposición o la reacción de nuestra piel al sol.

Por otro lado, encontramos las reacciones fotoalérgicas. Son mucho menos comunes y suelen darse en medicamentos tópicos, como las pomadas, cremas o geles. En este caso, hablamos de una reacción fotoquímica al absorberse la radiación solar y una activación incorrecta del sistema inmune. Se puede manifestar incluso horas después de haberse expuesto al sol, y la forma más habitual es dermatitis de contacto, con erupción tipo eccema, hinchazón y picor, pudiendo extenderse más allá de la zona de piel expuesta al sol.

Receta de canelón de aguacate, mango y salmón ahumado

Ingredientes:

  • Salmón ahumado
  • 3 aguacates maduros
  • 1 mango
  • 1 cebolla tierna
  • Cilantro
  • Lima
  • Sal

Preparación de la receta:

Pica el salmón y el mango y mézclalos en un bol con la cebolla picada también y el zumo de lima. Lamina el aguacate y colócalo en papel film. Posteriormente, añade cilantro y sal a la mezcla del salmón, el mango y la cebolla y rellena con esta mezcla el aguacate.

Finalmente, enrolla el aguacate con el papel film y una esterilla de bambú para cocina. Córtalo y sírvelo.

Un último truco, con un poco de lechuga le darás un toque de ensalada ideal para servir de entrante. Puedes ver la preparación de la receta en vídeo escaneando el código QR de la imagen de esta receta.

Protege tu casa de las alergias

En esta época en la que sufrimos más las alergias estacionales una de las claves que hay que tener en cuenta es mantener la casa limpia e higienizada, lo cual es muy importante para evitar las alergias, como por ejemplo la alergia al polvo.

Desde Maskom Supermercados te dejamos algunas pautas básicas que puedes tener en cuenta para combatir las alergias en tu casa. Por la mañana, los niveles de contaminación son menores, así que aprovecha y, nada más levantarte, abre las ventanas y ventila durante unos 15 minutos tu hogar.

En cuanto a la decoración, ten en cuenta que tener la casa sobresaturada con muebles y complementos solo hará que se acumule más polvo. Si sufres alergias, tus grandes aliados serán los muebles de madera o metal, y los tejidos fácilmente lavables. Rehúye de alfombras y tapizados o, en caso contrario, aspíralos, como mínimo, cada dos días. En este sentido, las aspiradoras con filtros purificadores te ayudarán a mantener tu hogar libre de ácaros.

Procura que todo esté ordenado y recogido, quita el polvo diariamente y limpia los colchones a menudo. Te recomendamos guardar las revistas, periódicos y peluches en el interior de los cajones y armarios, ya que suelen acumular polvo. Las plantas es mejor tenerlas fuera de casa y no permitas fumar dentro de la vivienda en ningún lugar.

Evita el contacto de los animales en dormitorios de personas alérgicas. Opta por colchones y almohadas de fibra sintética y sustituye las cortinas por estores. Para una mayor eficacia, te recomendamos usar fundas antiácaros. También es importante cambiar los filtros de aires y radiadores y limpiar las rejillas. De esta manera, alejarás a los alérgenos de tu hogar.

Triptófano ¿Para qué sirve y qué alimentos lo contienen?

El triptófano es un aminoácido esencial para nuestro organismo, pero nuestro cuerpo no puede producirlo, así que tenemos que obtenerlo a través de los alimentos que componen nuestra dieta.

En Maskom Supermercados te contamos hoy para qué sirve y qué alimentos contienen triptófano:

  • Combate la depresión. El cuerpo transforma el triptófano de los alimentos en serotonina, la hormona de la felicidad. Este neurotransmisor está implicado en la regulación del estado anímico, el estrés y el apetito.
  • Ayuda a dormir. Es básico para sintetizar la melatonina, la hormona clave para regular los ciclos de sueño y vigilia. De modo que necesitamos ingerir alimentos ricos en triptófano para descansar mejor y no padecer insomnio.
  • Mejora la circulación. Fundamental para el crecimiento y desarrollo, también es necesario para la producción de vitamina B3 o niacina, que asegura el buen funcionamiento de los sistemas nervioso y circulatorio, y mantiene la piel sana.
  • En carnes blancas y pescado azul. Pavo o pollo, que además son digestivas y tienen poca grasa. El pescado azul es rico en ácidos Omega-3, necesarios para sintetizar la serotonina
  • Fruta y lácteos. Para aprovechar al máximo el triptófano de la dieta, ésta también debe incluir vitamina B6 y magnesio. Lograrás todas estas proteínas de calidad en lácteos, cerezas y plátanos, chocolate negro, frutos secos y legumbres.

Aprovecha y realiza tu compra en Maskom Supermercados, donde por ejemplo, a través de nuestra marca propia Alteza, encontrarás una amplia variedad de productos con este aminoácido imprescindible para el cuerpo.