Semana Mundial del Cerebro: cuídalo con la alimentación

Esta semana, del 11 al 17 de marzo, se está celebrando la Semana Mundial del Cerebro para concienciar a la población de la importancia de cuidar la salud cerebral. Justo por eso, desde Maskom Supermercados queremos hablarte en esta ocasión de si la alimentación puede ayudarnos a cuidar el cerebro.

La alimentación nos puede ayudar a luchar contra la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo. Todo lo que comemos y también lo que dejamos de comer puede actuar como factor de riesgo de las enfermedades neurodegenerativas o, al contrario, puede protegernos del deterioro cognitivo relacionado con la edad y la enfermedad del alzhéimer.

Existen alimentos que nos pueden ayudar por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorios del cerebro. Además, hay otros incluidos dentro de una dieta que no es saludable que aumentan el riesgo de patologías como diabetes o la obesidad que, a su vez, aumentan el riesgo de padecer demencia o alzhéimer.

La dieta que mejor sienta al cerebro es la dieta mediterránea, la tradicional. Para recuperarla, la clave es dar mucho más protagonismo a las legumbres y a las verduras. Lo ideal es que éstas están presentes en nuestras comidas de mediodía y en la cena, ya sea en forma de ensalada o cocidas. También hay que cambiar los cereales refinados por cereales y granos enteros, comer más pescado y frutos secos.

Qué no debe faltar en tu carro de la compra

Sin duda, el aceite de oliva virgen debe ser lo primero que incluyas en tu carro, ya que es la mejor grasa que podemos usar.

Por otra parte, frutas ricas en antocianinas, como los arándanos, las moras o las cerezas. También, frutos secos ricos en polifenoles como las nueces, las almendras o las avellanas.

Asimismo, es vital el pescado azul, principal fuente de un tipo de grasa omega 3 conocido como DHA (ácido docosahexaenoico), fundamental para el cerebro. Pero mejor que sea pescado de pequeño tamaño para evitar el mercurio.

Y por último, alimentos fermentados como el yogur, el chucrut o el kimchi, por el impacto positivo que tienen en la microbiota intestinal y la importancia del eje microbiota-intestino-cerebro.

Recuerda que el cerebro es el órgano de nuestro cuerpo que centraliza la actividad del sistema nervioso y que está conformado por millones de neuronas que permiten la regulación de todas las funciones del cerebro, cuerpo y mente.