Ingredientes

Receta de Bogavante de Navidad

Desde Maskom Supermercados queremos ofrecerte una receta que te vendrá genial para tu cena de Nochebuena. Si escaneas el QR de la imagen puedes ver el vídeo del paso a paso.

El bogavante es uno de los protagonistas de las cenas festivas más exquisitas y tradicionales. Como también lo es la manera de pescarlo, que, aunque se haya modernizado en algunos aspectos, continúa siendo cuidadosa y casi artesanal. Hay varias formas y una de ellas es la que usa trampas o nasas, que vienen a ser como una especie de jaulas hechas con alambre o con mallas, dentro de las cuales se pone el cebo. Así, los bogavantes entran a comer y ya no pueden salir.

Otra forma de atraparlos es mediante el buceo: quien se sumerge lleva una cesta que permite cogerlos de manera más o menos sencilla. Estas dos técnicas son las más respetuosas con el medioambiente, además de ser selectivas con los ejemplares. También está el arrastre, pero que se utiliza menos, afortunadamente, porque afecta al lecho marino y su impacto medioambiental es mucho mayor.

Ingredientes:

1 bogavante, 25 gramos de mantequilla Alteza, 500 ml de leche, 25 gramos de harina de trigo Alteza, queso emmental Alteza (al gusto), 1 pizca de mostaza, 1 yema de huevo, y 30 ml de nata líquida.

Elaboración:

Abre el bogavante a la mitad y colócalo en una fuente para hornear. Hornéalo 10 minutos a 180 ºC en el horno ya precalentado. Prepara una bechamel con la mantequilla, la harina y la leche. Si no dispones de mucho tiempo, puedes usar bechamel ya preparada.

Por otra parte, bate la yema de huevo y la nata líquida en un cuenco. Integra la mezcla en la bechamel. Añade el líquido de la cabeza del bogavante y una pizca de mostaza. Remueve. Extrae la carne del bogavante y báñala con la bechamel. Unta la cáscara del bogavante con la bechamel e incorpora la carne. Cubre con otra capa de bechamel y emmental. Hornea 3 minutos a 220ºC y ¡A disfrutarlo!

Cómo leer (y entender) el etiquetado de los alimentos

Es muy importante saber leer el etiquetado de los alimentos . Nuestra salud es muy importante, por lo que hay que saber qué comemos exactamente.

En la etiqueta de los alimentos podemos obtener mucha información útil para nosotros, pero antes tenemos que aprender a leer el etiquetado. A continuación, te damos algunos Maskomsejos para comprender qué dicen las etiquetas de los alimentos que consumimos.

¿Qué es necesario mirar?

  • –  Fecha de vencimiento o caducidad: para saber si nuestro producto está en condiciones saludables.
  • –  Ingredientes: para descartar que vamos a consumir un producto que incluye ingredientes no tolerantes para tu cuerpo.
  • –  Forma de conservación: para saber donde hay que conservarlo una vez abierto y cuántos días, para no caer en riesgo de contaminación.

¿Qué debemos mirar en el área de información nutricional ?

  • –  Porción consumida: Nos aporta información acerca del tamaño de la ración que debemos ingerir.
  • –  Aporte energético (kcal): Si vas a ingerir toda la porción, es conveniente mirar el aporte energético de ésta. Sino, habrá que estimar en función de la porción cuánto ingerimos y por lo tanto, calcular el aporte energético a través de las calorías brindadas cada 100 gramos. Este dato es muy importante cuando se quiere reducir la densidad calórica de la dieta. Si un alimento no supera las 100 kcal por cada 100 gramos, reduciremos la densidad calórica de la dieta.
  • –  Aporte de grasas: Hay que fijarse en los gramos de grasas por cada 100 gramos. Lo recomendable es que no supere el 30%, aunque si la intención es adelgazar, lo mejor será que no supere el 10%. Es muy importante mirar qué tipo de grasas son las que contiene el alimento, si son grasas saturadas, monoinsaturadas o grasas trans.
  • –  Aporte de hidratos de carbono: Al igual que en las grasas, nos fijaremos en los hidratos de carbono por cada 100 gramos. Es importante si algunos de los hidratos son azúcares, por lo que habrá que fijarse también en los ingredientes si no está descrito en la etiqueta.

Ahora que ya sabes interpretarlas, puedes comenzar a elegir qué y cuánta cantidad de nutrientes quieres incluir en tu dieta.