turrón

Receta de Flan de turrón

Desde Maskom Supermercados, para cerrar la cena de Nochevieja con un sabor de lo más dulce queremos proponerte esta receta de flan de turrón. Si escaneas el QR que verás en la imagen, podrás acceder al vídeo del paso a paso.

Los orígenes del turrón se remontan, al menos, a la Edad Media, pero el flan no es tan joven como lo pudiese parecer, aunque en su origen tenía otro nombre. Los documentos más antiguos remontan su origen a la época de los romanos, cuando lo llamaban tyropatina, aunque se dice que es posible que imitasen una receta propia de los griegos. Se trataba de un plato elaborado con huevos, leche y miel, parecido a las natillas. Con el paso del tiempo, la fórmula fue refinándose y parece que fueron los franceses quienes le terminaron dando la textura que caracteriza al postre hoy en día.

El añadido del turrón hace que sea un producto típico de Navidad, aunque se pueda disfrutar durante el resto del año.

Ingredientes:

100 gramos de turrón de Jijona Alteza, 250 ml de leche Alteza, 3 huevos, 60 gramos de azúcar Alteza, caramelo líquido Alteza.

Preparación:

Precalienta el horno a 175 ºC, pon en un bol el azúcar, el turrón y la leche y tritúralo todo. Bate los huevos y añádelos a la mezcla removiendo un poco. Añade el caramelo a la base de cuatro moldes y rellénalos con la mezcla. Hornea al baño maría durante 30 minutos y desmolda los flanes. ¡Listos para servir, que los disfrutes!

Turrón en tu mesa para unas fiestas inolvidables

Es el producto estrella en las mesas navideñas en cualquiera de sus posibles formatos: duro, blando, de sabores clásicos o más aventureros. El turrón Alteza y Deleitum nunca puede faltar en tu hogar, ni en las fiestas, ni en las semanas previas, cuando más apetece.

Sobre el origen del turrón hay muchas teorías, aunque lo que está claro es que su nacimiento tuvo lugar en una zona con cultivo de frutos secos y un dulce como la miel. La cuenca del Mediterráneo concuerda con esas características y es precisamente el lugar en el que se encuentra Alicante, donde su receta se desarrolló hasta llegar al producto que conocemos hoy. Es muy llamativo que, con tantos años de recorrido –se estima que su fórmula original tiene más de mil años–, aún no se han agotado sus posibilidades de experimentación y cada año surgen sabores y texturas novedosas. Con mazapán de frutas, coco, chocolate… e incluso sin azúcar: actualmente, existen opciones para todos los gustos y necesidades, por lo que ningún comensal tiene que quedarse sin disfrutar de este postre tan navideño y tradicional. Hay tantas que, incluso, pueden elaborarse listas de preferidos. ¿Cuál va primero, el de chocolate o el clásico de Jijona?

Un gran abanico de posibilidades

Además de disfrutar del turrón de forma tradicional, también existen otras maneras de degustarlo. Estas son algunas de ellas:

  • Clásica. Sírvelo cortado en trocitos para que cada persona coja el que le apetezca. Esta fórmula es factible para todas las variedades: el de mazapán de frutas, el de Alicante, con un 67 % de almendra, o el de yema tostada, entre otros.
  • Incluido en otro postre. ¿Sabes que puedes usar el turrón para elaborar otros platos dulces? Un ejemplo es el de arroz con leche con sabor a turrón: solo tienes que incluir una pequeña cantidad de turrón de Jijona en los ingredientes y remover para que se integre en la mezcla de arroz y leche.
  • En helado. Se puede hacer helado prácticamente con cualquier ingrediente que se te ocurra y el turrón no iba a ser menos. El más adecuado es el blando de almendra de toda la vida. Para que no sea muy empalagoso, puedes utilizar la variedad sin azúcares añadidos.
  • Espolvoreado. Haz tu cena más saludable sirviendo fruta de postre. Prepara una buena y variada macedonia, ponla en boles individuales y espolvorea turrón machacado por encima para darle un sabor navideño y especial.

Turrones para todos los gustos

Ni los villancicos ni las luces en las calles: lo que de verdad despierta el espíritu navideño es el sabor de los exquisitos turrones que llegan a nuestra mesa cada Ni los villancicos ni las luces en las calles: lo que de verdad despierta el espíritu navideño es el sabor de los exquisitos turrones que llegan a nuestra mesa cada Navidad. Un capricho que cada día tiene una gama más amplia. ¿Cuál es tu favorito?

El turrón está fuertemente ligado a la Navidad y esto es debido a varias razones. La primera, y más importante, es que el ingrediente principal de los que fueron los primeros turrones, y gran parte de nuestros dulces tradicionales, es la almendra. Un fruto que se recolecta en otoño, por lo que las elaboraciones (en su momento, muy complejas y laboriosas), estaban listas para el invierno. El que se tratase de un trabajo que llevase mucho tiempo a los reposteros de la época también lo hacía un producto muy caro y exclusivo, por lo que se reservaba para fechas especiales. ¿Y qué hay más especial que la Navidad?

La elaboración del turrón se remonta a la época musulmana. Solo hay que fijarse en los dulces tradicionales árabes de hoy en día para encontrar muchas similitudes con nuestros turrones. El principal es el ingrediente estrella, la almendra, así como la miel o el huevo. Así pues, el turrón lleva en nuestras mesas desde el siglo XV. Más o menos un siglo después llegaría el chocolate a nuestro país, aunque se tardarían aún unos cuantos años en adaptarlo a la repostería. Por eso podemos decir que los turrones de chocolate son un invento moderno, ya que hasta mediados del siglo XIX no se logró distribuir el chocolate en forma sólida.

Durante siglos, el que hoy conocemos como turrón duro ha sido el turrón por excelencia. En los últimos años, las variedades se han multiplicado exponencialmente, teniendo ahora una extensa oferta de este dulce. De hecho, muchos cocineros famosos, como Ferran Adrià o Dabiz Muñoz, entre otros muchos, no han dudado en comercializar su propia versión, dando como resultado que podamos degustar turrones con té matcha o algas, entre otras excentricidades.

Además de por el peso histórico, hay dos tipos de turrón que cuentan con denominación de origen. Esto implica que tanto en el proceso de elaboración como en el origen de sus materias primas existe un fuerte control de calidad para asegurar unos estándares de calidad, como sucede en los turrones Deleitum y Alteza. Así, aunque siempre serán conocidos como el duro y el blando, debemos saber que la procedencia del primero es de Alicante, mientras que el segundo es originario de Jijona. En ambos casos, la almendra es la gran protagonista y base de las recetas más consumidas. Alteza dispone de una amplísima variedad de turrones. Todos sus envases cuentan con certi­ficación FSC (fabricado con cartón procedente de bosques responsables).

Te animamos a que acudas a tu Maskom Supermercados más cercano y nos digas cuál es tu preferido, de entre la variedad que puedes encontrar en nuestras tiendas.