¿Qué comer para mejorar la piel? (Parte I)

Esta semana venimos a hablarte de la piel y alimentación. Y es que, ya sabéis
que en Maskom Supermercados siempre os aportamos consejos útiles y
hablamos mucho de bienestar, pues no sólo queremos ayudaros a sentiros bien con las promociones que os traemos cada semana, sino que también queremos que llenéis vuestro carro de la compra con los mejores productos para aprovechar los beneficios de los alimentos.

La semana que viene os seguiremos contando más al respecto, así que tendrás que estar muy pendiente a la segunda parte.
Si lees los ingredientes con los que han sido formulados tus cosméticos, verás que aparecen algunas vitaminas. Incluidas en la formulación de los cosméticos son muy útiles, pero si las incluyes en tu alimentación, los beneficios serán superiores, así que presta atención:
Vitamina A. Protección frente al sol
Previene el daño celular y el envejecimiento prematuro de la piel porque protege contra la radiación ultravioleta e inhibe el crecimiento de las células cancerosas. Su ingesta es imprescindible en primavera, puesto que prepara la piel reforzándola frente al sol y ayuda a activar el bronceado y que este sea más intenso y duradero.
¿Dónde encontrarla? Las espinacas y otros alimentos de hoja verde aportan mucha vitamina A. Los betacarotenos se convierten en vitamina A una vez los ingerimos. Son fácilmente reconocibles, pues están presentes en la mayoría de alimentos de color rojo o anaranjado (zanahoria, calabaza, batata, tomates).


Vitamina B5. La reina de la hidratación

También conocida como ácido pantoténico, entre sus propiedades de belleza destaca la capacidad que tiene para hidratar la piel y la suavidad que aporta. Puede prevenir las arrugas y el envejecimiento y es estupenda a la hora de acelerar la curación de heridas o quemaduras.
¿Dónde encontrarla? Se encuentra en mayor medida en la yema de huevo y en alimentos de casquería, como el hígado y los riñones. También en los cereales enteros, legumbres, champiñones y en la leche y derivados.

Vitamina B7. La densidad capilar
También llamada biotina, es la responsable de un cabello, unas uñas y una piel sanas.
Ayuda a activar el crecimiento del cabello y lo redensifica. Se ha comprobado que también mejora las imperfecciones y el acné.
¿Dónde encontrarla? En las frambuesas, las legumbres, la yema de huevo, las nueces, la cebada, el salmón o los plátanos.
La semana que viene os hablaremos de otras vitaminas, así que, atentos a la segunda entrega de este post.