Noticias

Maskom Supermercados y el Vitíligo: Cuidando tu piel y combatiendo la desinformación

Maskom Supermercados se preocupa por la salud y el bienestar de sus clientes, por eso hoy queremos hablarles sobre una condición que afecta a un porcentaje de la población: el vitíligo.

¿Qué es el vitíligo?

El vitíligo es una enfermedad dermatológica que se caracteriza por la pérdida de pigmentación en la piel. Esto se debe a la desaparición de las células que producen melanina, el pigmento que da color a nuestra piel, cabello y ojos.

¿Cómo se manifiesta?

El vitíligo se manifiesta con la aparición de máculas blancas en diferentes partes del cuerpo, siendo más común en zonas como el rostro, alrededor de los orificios (ojos, nariz y boca), manos, dedos, muñecas, codos, rodillas, axilas, ingles y área genital. En casos raros, puede afectar todo el cuerpo.

¿A quién afecta?

El vitíligo puede aparecer en personas de todas las razas y sexos, y aunque puede surgir a cualquier edad, es más común en la edad adulta temprana, alrededor de los 20 años. Si bien no es una enfermedad hereditaria, existe una predisposición genética, ya que un 20% de los afectados tienen un familiar con vitíligo.

¿Cuáles son las causas?

Las causas del vitíligo aún no se conocen por completo. Se cree que se debe a una combinación de factores genéticos, autoinmunes y ambientales.

¿Existe cura?

Actualmente, no existe una cura definitiva para el vitíligo. Sin embargo, hay diversos tratamientos que pueden ayudar a controlar la enfermedad y repigmentar las áreas afectadas. Estos tratamientos incluyen:

  • Terapia con luz: Utiliza luz ultravioleta A o B para estimular la producción de melanina.
  • Medicamentos tópicos: Se aplican directamente sobre las áreas afectadas.
  • Cirugía: En algunos casos, puede ser una opción para repigmentar áreas pequeñas.
  • Maquillaje: Puede ser útil para camuflar las manchas blancas.

¿Qué puedo hacer si tengo vitíligo?

Si crees que puedes tener vitíligo, es importante consultar con un dermatólogo para obtener un diagnóstico preciso y discutir las opciones de tratamiento disponibles.

Recomendaciones:

  • Protección solar: Es fundamental utilizar protector solar con alto factor de protección (FPS) a diario, incluso en días nublados, para proteger las áreas despigmentadas de las quemaduras solares.
  • Evitar el estrés: El estrés puede empeorar los síntomas del vitíligo.
  • Dieta saludable: Mantener una dieta rica en antioxidantes y vitaminas puede ser beneficioso para la salud en general y para la piel.
  • Apoyo psicológico: El vitíligo puede afectar la autoestima y la imagen corporal. Buscar apoyo psicológico puede ser útil para afrontar la enfermedad.

Recuerda: El vitíligo no es una enfermedad contagiosa y no define a quien la padece. Con el tratamiento adecuado y el cuidado de la piel, las personas con vitíligo pueden llevar una vida plena y saludable.

Juntos combatimos la desinformación y promovemos el cuidado de la piel.

Cuida así tus ojos en verano

El verano, con el sol y el calor, el agua de la piscina, la arena… pone a prueba la salud ocular. Es un período en el que hay que extremar las precauciones y estar atentos a pequeños detalles que son importantes.

En Maskom Supermercados queremos contarte como el verano influye en tus ojos.

Los factores externos ejercen una influencia significativa en la salud de los ojos. A menudo, no solo son la causa directa de ciertas afecciones oculares, sino que también pueden aumentar la susceptibilidad a enfermarse y acelerar el desarrollo de problemas visuales.

Por ejemplo, aunque la miopía es una condición ocular, la exposición excesiva a pantallas y el esfuerzo visual prolongado pueden incrementar su incidencia o precipitar su aparición en edades más tempranas. Es esencial comprender la importancia de los factores externos y estar al tanto de ellos para poder tomar medidas preventivas.

En verano, una temporada que debería brindarnos la oportunidad de descansar de las pantallas y disfrutar del aire libre, también conlleva ciertos riesgos que pueden afectar negativamente a la salud ocular.

¿A qué nos enfrentamos en verano?

Aire acondicionado. Con la llegada del calor, el aire acondicionado forma parte de nuestro día a día y lo utilizamos de manera habitual durante todo el verano. El uso excesivo de estos aparatos puede aumentar la sequedad ocular debido a que se reduce la capa de agua que existe en el ojo y este no produce la cantidad de lágrimas suficiente para estar hidratado y humedecido. La solución está en utilizar lágrimas artificiales cada cierto tiempo. Así se evita la irritación que esto causa.

Cloro de las piscinas. En esta temporada, lo que más apetece es darse un buen baño que refresque, pero es importante ser consciente de las molestias que provoca el cloro que se utiliza en las piscinas. Tiene propiedades desinfectantes y, si entra en contacto con los ojos, puede dar lugar a molestias y cierta irritación.

Para evitarlas, es una buena costumbre darse una ducha después del baño y lavar los ojos con agua o suero tras el contacto. Aun así, se puede evitar cualquier infección con el uso de gafas, que protegen. Tampoco es conveniente bañarse con las lentes de contacto puestas, ya que existe un alto riesgo de contraer distintos tipos de infecciones oculares que pueden llegar a ser muy graves.

La arena. Es muy común que, mientras estamos en la playa, se llene de arena todo lo que se encuentra a nuestro alrededor. Si un grano de arena entra en tus ojos y se queda adherido a la conjuntiva o a la córnea, es imprescindible que no te rasques, ya que podrías dañarla provocando una abrasión.

También es importante saber que, en muchas ocasiones, la arena transporta microbios y esto provocaría una infección. En todos estos casos, es importante limpiar el ojo con suero fisiológico o agua (si, por ejemplo, llevas una botella de agua) lo antes posible y evitar posibles daños mayores.

Mala higiene de manos. Con las altas temperaturas propias del verano, es habitual que proliferen más gérmenes en las superficies que se tocan, así que es importante recordar lavarse las manos frecuentemente para evitar infecciones. También mantendrás una buena higiene si no compartes toallas ni productos cosméticos con los demás.

Sol. En esta época del año, las radiaciones solares son más intensas y, en consecuencia, más peligrosas. Es importante tomar ciertas precauciones, como utilizar gafas de sol adquiridas en tiendas especializadas y que cuenten con el certificado CE de fabricación y con un filtro adecuado para cada ocasión.

Sobre todo, cuando vayas a desarrollar actividades al aire libre o te encuentras en el exterior durante un período de tiempo largo. Asimismo, ten en cuenta que la luz solar atraviesa el agua y también puede dañar los ojos mientras buceas, por lo que si, además de usar gafas de buceo, estas cuentan con filtro protector, mucho mejor.

Disfruta del verano sin descuidar lo más importante, tu salud.

Bebidas refrescantes ¿En qué nos ayudan?

Habitualmente se asocian con la recuperación de fuerzas tras un ejercicio físico moderado, pero también son ideales para mantener la hidratación durante los meses de calor. La necesidad de hidratarnos tras una sesión de ejercicio físico moderado es innegable en cualquier momento del año. Con el sudor (ya sea por el ejercicio o porque en verano hace mucho calor), nuestro organismo pierde agua y sales minerales que debemos reponer para su correcto funcionamiento. Y este tipo de preparados hacen más agradable la tarea de ingerir líquidos, gracias a su sabor y su poder refrescante. También cumplen, en parte, la función regeneradora de nutrientes, ya que, además de estar compuestas por un 95% de agua, estas bebidas aportan pequeñas cantidades de azúcares y minerales que ayudan al cuerpo a funcionar.

Aunque su función básica esté clara, hay algunos aspectos interesantes que conviene contemplar y que te contamos desde Maskom Supermercados, porque mucha gente no es consciente de las posibilidades que ofrecen estas bebidas en cuanto al mantenimiento de la salud.

Las personas que realizan actividades físicas son las que más las consumen. Pero no tienen por qué ser las únicas, sobre todo, en los meses de calor, cuando todo el mundo necesita estar correctamente hidratado. Gracias a estas bebidas se logra calmar la sed, mantener el equilibrio térmico y atajar la deshidratación. Así se previenen dolores de cabeza, el cansancio de los músculos y los tirones. Básicamente, frenan las agujetas que surgen después de ejercicio físico moderado y evitan las bajadas de tensión.

Se recomienda tomarlas al terminar de estar en movimiento (seguramente, se tengan bastantes ganas). Lo mejor es ingerirlas a una temperatura que ronde los 10 º C. Estarán en su estado óptimo para calmar la sed y refrescar. Si no se ha hecho ejercicio, sino que, simplemente, se trata de mantenerse hidratado, no hay que escoger ningún otro momento ni una cantidad en concreto. Eso sí, la bebida refrescante tiene que ser un complemento al agua, no un sustituto.

El semáforo de los alimentos

Hoy hablamos de los nutrientes de los alimentos en función de su tonalidad. La naturaleza tiene múltiples formas y aspectos y el color de cada alimento nos revela mucho más de lo que podríamos creer, puesto que los pigmentos que dan la tonalidad esconden las propiedades que éstos tienen.

Así hablamos en primer lugar de los alimentos más oscuros como los rojos y morados, como por ejemplo las fresas, la granada o el tomate. Todos estos son ricos en licopeno. El licopeno es un excelente protector del corazón, de forma que contribuye a la salud cardiovascular y mejora la circulación sanguínea. Además, una de sus mayores virtudes es que, aunque esté procesado, como por ejemplo el gazpacho, sigue conservando sus propiedades.

Por otra parte, los frutos más oscuros, como las uvas, los arándanos y las moras, contienen antocianinas, que se caracterizan por su gran poder antioxidante, por el que cuidan la reparación de los tejidos.

Cambiamos de color, hablamos ahora de los naranjas y amarillos. Cítricos como limón o naranjas, mandarinas y pomelo. Todos ellos son ricos en vitamina C y A, en fibra, en potasio y magnesio. Mientras la vitamina C actúa como antioxidante y contribuye a la correcta asimilación del hierro, la vitamina A ayuda a las defensas. En este apartado están también los de color anaranjado, pero que no son cítricos, como el mango, la zanahoria y la calabaza. Estos carotenoides combaten el envejecimiento y protegen, en general, a la piel, al ser precursores de la vitamina A, imprescindible para tener una buena salud dermatológica.

Los tonos verdes. El color más numeroso en el conjunto de los vegetales es el verde. Hay frutas y hortalizas con esta tonalidad como las espinacas, los guisantes, el aguacate, las acelgas, los espárragos verdes… Las más oscuras suelen ser ricas en ácido fólico y también en fibra y potasio. Contienen también luteína, que es un potente protector de la salud ocular. Además, los alimentos verdes ayudan al aparato digestivo, y al hígado, al tener propiedades depurativas. Entre sus beneficios también está el de cuidar la salud cardiovascular.

Por último, hablamos de los que tienen una tonalidad blanca. La propiedad más sobresaliente de los blancos o muy claros, como el ajo, el puerro, la coliflor o la cebolla, es que favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunitario, que es el que desarrolla las defensas frente a las enfermedades. Además, su ingesta frecuente contribuye a controlar la hipertensión arterial. Todo ello gracias a sus fotoquímicos, como la inulina y las alcinas. Los alimentos de este color también se consideran unos grandes amigos de la salud intestinal.

Con nuestra marca propia Alteza te aportamos alimentos de todos los colores, como por ejemplo, el gazpacho, el salmorejo, la horchata, las bebidas vegetales, los taquitos de jamón… Sólo tienes que acercarte a tu Maskom Supermercados más cercano y comenzar a llenar tu cesta de la compra de color.

¿Corte de digestión?

En Maskom Supermercados hablamos hoy del corte de digestión, en concreto de esa teoría, que todos hemos oído, de que, si has comido, hasta dentro de dos horas no puedes bañarte. Lo de guardar la digestión es algo muy común y que hemos aceptado como cierto. El doctor Alfonso Gálvez, responsable de la Unidad de Nutrición y Obesidad de Vithas Granada, explica que esta creencia se refiere al efecto de un cambio brusco de temperatura corporal y que puede ocurrir durante el proceso de la digestión.

El hecho de que no exista tal como lo entendemos, no significa que estemos protegidos del peligro en ciertas situaciones. Es cierto que al sumergirnos en agua fría se pueden sufrir mareos, escalofríos, sudores fríos, calambres, náuseas, vómitos, bajada de tensión arterial…, “hasta desencadenar un síncope o pérdida de conocimiento, con el consiguiente peligro para la persona que, si no está acompañada, puede sufrir un ahogamiento”, alerta el experto. Esta situación puede producirse por realizar una inmersión en agua fría después de una comida abundante, tras realizar ejercicio físico intenso o después de una exposición prolongada al sol”, indica el doctor Alfonso Gálvez.

De esta forma, sí podemos correr un riesgo importante a no ser que tomemos algunas precauciones. ¿Qué pautas habría que seguir entonces para bañarse tras haber comido? “Son unas reglas sencillas, como minimizar los contrastes de temperatura entre el agua y nuestro cuerpo, duchándose antes, entrando poco a poco, evitando antes de bañarse una exposición solar excesiva, así como una actividad física intensa, y evitando tanto el excesivo consumo de alcohol como las drogas y las comidas copiosas”, detalla el experto.

Además de las ya mencionadas existe otra circunstancia muy peligrosa que puede acontecer en el agua; se trata del síndrome de hidrocución, también llamado hidroshock o shock termodiferencial. “Está provocado por la diferencia de temperatura entre la piel de la persona y el agua en la que se sumerge, sobre todo cuando la temperatura está por debajo de los 27 ºC”, indica el especialista de Vithas Granada. ¿Por qué es tan peligroso este síndrome? “Al existir un descenso rápido de la temperatura corporal se produce un espasmo laríngeo, una inhibición del centro respiratorio, una disminución de las pulsaciones y la derivación de la sangre de los tejidos periféricos hacia el corazón y el cerebro”. Todo eso conlleva la “ejecución por el agua” o el síndrome de hidrocución, que viene de “hidro” (agua) y “cución” (ejecución). Y consiste en una parada cardiorrespiratoria casi instantánea, que puede provocar la muerte, sobre todo si el bañista se ha metido en el agua sin compañía.

Medicamentos y sol, cuestiones a tener en cuenta

En esta ocasión, en Maskom Supermercados, ahora que empezamos a disfrutar del sol de nuestra tierra mucho más que en los meses anteriores, te queremos hablar precisamente de ello, puesto que el sol no es inocuo y cuando lo unimos a la toma de medicamentos hay que tener en cuenta algunas cuestiones de las que te hablamos hoy.

A veces nos mandan medicación que es fotosensibilizante. Esto quiere decir que el sol puede interferir en la acción del principio activo y desencadenar una reacción adversa. Hay más de 300 sustancias que se venden en la farmacia que lo son, y algunas de ellas son tratamientos habituales. Incluso hay medicamentos que se venden sin receta y, por lo tanto, aún es más difícil conocer esta reacción. Algunos de ellos lo indican en la caja con una especie de señal, parecidas a la de tráfico, en la que dentro de un triángulo con los lados rojos, aparece un sol. También aparecerá en el prospecto, normalmente, en el apartado de precauciones o contraindicaciones.

Uno de los principios activos más comunes catalogado como fotosensibilizante es el ibuprofeno. Sí, ese analgésico que ingerimos casi para cualquier dolor no se lleva demasiado bien con el sol. También encontramos otros medicamentos como por ejemplo el omeprazol, la ebastina, la loratadina, el enalapril o losartán, o el diazepam y la fluoxetina. Así que recomendamos que, ante cualquier duda, siempre preguntes al farmacéutico.

¿Qué te puede pasar?

Por lo general, la fotosensibilidad que pueden provocar ciertos medicamentos se manifiesta en forma de reacciones cutáneas, entre las que podemos diferenciar dos tipos. Las más frecuentes son las fototóxicas, que aparecen inmediatamente tras la exposición solar y son similares a las lesiones que produce una quemadura solar. Una parte del cuerpo se pone roja, aparecen ampollas y se siente picor y dolor. Además de la sustancia en sí, el grado de reacción depende de otros muchos factores, como la cantidad, el tiempo de exposición o la reacción de nuestra piel al sol.

Por otro lado, encontramos las reacciones fotoalérgicas. Son mucho menos comunes y suelen darse en medicamentos tópicos, como las pomadas, cremas o geles. En este caso, hablamos de una reacción fotoquímica al absorberse la radiación solar y una activación incorrecta del sistema inmune. Se puede manifestar incluso horas después de haberse expuesto al sol, y la forma más habitual es dermatitis de contacto, con erupción tipo eccema, hinchazón y picor, pudiendo extenderse más allá de la zona de piel expuesta al sol.

Un extra de energía


Hacer frente a la astenia primaveral y la consiguiente falta de energía se puede conseguir con algunos y sencillos cambios en tu alimentación, así que toma nota del post que te ofrecemos en esta ocasión desde Maskom Supermercados.

Productos enriquecidos con jalea real, o una ampolla de jalea real junto a tu desayuno combate de manera eficaz el cansancio físico y mental. La jalea real de Alteza está enriquecida con ginseng rojo, lo que aporta un extra de vitalidad y logra subir el ánimo y que comiences el día de mucho mejor humor.

Semillas de lino. Éstas no solo garantizan un toque de sabor diferente si no que también añaden nutrientes. El lino es rico en omega 3 y tiene un alto concentrado en antioxidantes, y es rico en vitamina B1.

Semillas de chía, las cuales son reconocidas por su poder saciante, perfectas para ayudar en las dietas al eliminar esa sensación de hambre y debilidad, así como por su concentración de fibra.

Por último, es importante recordar que hay que dormir bien y para eso es importante la melatonina. Las cápsulas de melatonina Alteza te ayudarán a conciliar el sueño.

Protege tu casa de las alergias

En esta época en la que sufrimos más las alergias estacionales una de las claves que hay que tener en cuenta es mantener la casa limpia e higienizada, lo cual es muy importante para evitar las alergias, como por ejemplo la alergia al polvo.

Desde Maskom Supermercados te dejamos algunas pautas básicas que puedes tener en cuenta para combatir las alergias en tu casa. Por la mañana, los niveles de contaminación son menores, así que aprovecha y, nada más levantarte, abre las ventanas y ventila durante unos 15 minutos tu hogar.

En cuanto a la decoración, ten en cuenta que tener la casa sobresaturada con muebles y complementos solo hará que se acumule más polvo. Si sufres alergias, tus grandes aliados serán los muebles de madera o metal, y los tejidos fácilmente lavables. Rehúye de alfombras y tapizados o, en caso contrario, aspíralos, como mínimo, cada dos días. En este sentido, las aspiradoras con filtros purificadores te ayudarán a mantener tu hogar libre de ácaros.

Procura que todo esté ordenado y recogido, quita el polvo diariamente y limpia los colchones a menudo. Te recomendamos guardar las revistas, periódicos y peluches en el interior de los cajones y armarios, ya que suelen acumular polvo. Las plantas es mejor tenerlas fuera de casa y no permitas fumar dentro de la vivienda en ningún lugar.

Evita el contacto de los animales en dormitorios de personas alérgicas. Opta por colchones y almohadas de fibra sintética y sustituye las cortinas por estores. Para una mayor eficacia, te recomendamos usar fundas antiácaros. También es importante cambiar los filtros de aires y radiadores y limpiar las rejillas. De esta manera, alejarás a los alérgenos de tu hogar.

Triptófano ¿Para qué sirve y qué alimentos lo contienen?

El triptófano es un aminoácido esencial para nuestro organismo, pero nuestro cuerpo no puede producirlo, así que tenemos que obtenerlo a través de los alimentos que componen nuestra dieta.

En Maskom Supermercados te contamos hoy para qué sirve y qué alimentos contienen triptófano:

  • Combate la depresión. El cuerpo transforma el triptófano de los alimentos en serotonina, la hormona de la felicidad. Este neurotransmisor está implicado en la regulación del estado anímico, el estrés y el apetito.
  • Ayuda a dormir. Es básico para sintetizar la melatonina, la hormona clave para regular los ciclos de sueño y vigilia. De modo que necesitamos ingerir alimentos ricos en triptófano para descansar mejor y no padecer insomnio.
  • Mejora la circulación. Fundamental para el crecimiento y desarrollo, también es necesario para la producción de vitamina B3 o niacina, que asegura el buen funcionamiento de los sistemas nervioso y circulatorio, y mantiene la piel sana.
  • En carnes blancas y pescado azul. Pavo o pollo, que además son digestivas y tienen poca grasa. El pescado azul es rico en ácidos Omega-3, necesarios para sintetizar la serotonina
  • Fruta y lácteos. Para aprovechar al máximo el triptófano de la dieta, ésta también debe incluir vitamina B6 y magnesio. Lograrás todas estas proteínas de calidad en lácteos, cerezas y plátanos, chocolate negro, frutos secos y legumbres.

Aprovecha y realiza tu compra en Maskom Supermercados, donde por ejemplo, a través de nuestra marca propia Alteza, encontrarás una amplia variedad de productos con este aminoácido imprescindible para el cuerpo.

Diez frutas y verduras muy saludables

Hoy en Maskom Supermercados te hablamos de 10 frutas y verduras muy saludables, que son refrescantes, calman la sed y permiten preparar platos frescos ideales para los meses de más calor. 

En cuanto a las frutas, te hablamos del melocotón, las cerezas, el melón, la ciruela y el higo. Y en cuanto a verduras, hablamos de pepino, calabacín, judías verdes, zanahoria y puerro.

Melocotón: Gracias al alto porcentaje de agua en su composición, es diurético y su contenido en grasa es prácticamente nulo. También aporta vitaminas C, niacina o B3, esenciales para el cuidado de la piel, y minerales como potasio, calcio y fósforo.

Cerezas: Son fuente de melatonina, un antioxidante que regula los ciclos del sueño, con lo que mejora el descanso. Además, son ricas en vitaminas A, C y E, así como en hierro, potasio, magnesio, ácido fólico y fibra.

Melón: Aporta muy pocas calorías y mucha agua. Su alto contenido en calcio lo hace beneficioso para huesos y dientes y la adenosina y el licopeno que proporciona su consumo mejoran la salud del corazón.

Ciruela: Gran contenido en agua y en sorbitol, un azúcar que facilita el tránsito intestinal, así como en fibra. Es fuente de vitamina C y betacaroteno, gracias a sus pigmentos anaranjados. En cuanto a los minerales, el predominante es el magnesio.

Higo: Es una buena fuente de potasio, calcio, magnesio y vitamina K. Ayuda al tránsito intestinal, da sensación de saciedad y es bueno para la piel.

Pepino: Es muy rico en vitamina C, B5 y B9 (ácido fólico). También aporta minerales, en especial, potasio. Su contenido en silicio lo hace beneficioso para la formación de colágeno.

Calabacín: Con una gran cantidad de agua en su composición, tiene muy pocas calorías y es fuente de minerales como fósforo, magnesio, calcio y potasio, así como de vitaminas A y B3.

Judías verdes: Apenas tienen grasa, pero sí mucha fibra y potasio. Aportan vitaminas del grupo B (B6 y B9) y, sobre todo, vitamina C. Son buenas para el tránsito intestinal y previenen la oxidación del organismo.

Zanahoria: La reina del betacaroteno, ideal para el cuidado de la vista y la piel. Asimismo, también aporta vitaminas K, A, B1, B3, B6 y B9, además de calcio y potasio.

Puerro: La alicina protege el aparato gastrointestinal y refuerza el sistema inmunitario. Aporta una gran cantidad de fibra, ácido fólico y potasio. También es diurético, por lo que es muy adecuado, si se quiere perder peso.