Close

22 mayo, 2018

Las diez claves de la dieta mediterránea

Las diez claves de la dieta mediterránea

¿Conoces la dieta mediterránea? Es una manera de alimentarse típica de los países del mediterráneo, como España, Portugal, Francia, Italia, Malta y Grecia. Su gran ventaja es que basa su principal sustento en productos vegetales, aceite de oliva virgen extra, cereales…y evita las grasas saturadas y alimentos perjudiciales para la salud.

Sin embargo, la dieta mediterránea va más allá de la propia alimentación sino que es también un estilo de vida. Por eso hoy en Maskom queremos repasar las diez claves de la dieta mediterránea.

  1. Consumir alimentos de origen vegetal como las verduras, legumbres, frutas… Éstas son ricas en vitaminas, minerales y fibra. La dieta mediterránea considera imprescindible, por ejemplo, comer 5 piezas de fruta y verdura cada día.
  2. El aceite de oliva es el principal producto en el que se basan todos los platos que forman la dieta mediterránea.
  3. Los alimentos procedentes de cereales como pasta, arroz… y pan aportan la energía necesaria para llevar a cabo las actividades de cada día.
  4. Alimentos frescos, pocos procesados. Los alimentos de temporada son muy buenos porque las consumimos en su mejor momento, tanto en aportación de nutrientes como por su aroma y sabor.
  5. Consumir todos los días productos lácteos como el yogur y el queso. Los lácteos contienen proteínas de alto valor biológico, minerales y vitaminas.
  6. De vez en cuando, comer carnes rojas, acompañadas de guiso, por ejemplo. Dejar las carnes procesadas, o consumir en pequeñas cantidades. El consumo excesivo de grasas animales es perjudicial para la salud.
  7. Comer mucho pescado y con moderación, los huevos. Se recomienda comer pescado como mínimo una o dos veces en semana, sus grasas tienen propiedades parecidas a las grasas de origen vegetal.
  8. De postre comer fruta normalmente, evitando comer dulces y pasteles. Las frutas proporcionan color y sabor a la alimentación. Buena combinación a media mañana y en la merienda.
  9. Para beber, en la dieta mediterránea, el agua es la mejor opción. También se aconseja una copa de vino, pero con moderación y durante las comidas.
  10. Por supuesto, hacer deporte todos los días. Hacer actividad física es tan importante como llevar la dieta. Eso sí, siempre adaptado a nuestras capacidades físicas.

Y tú, ¿te sumas a la dieta mediterránea?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar